Hoy os traigo una recomendación de proveedor que me alucina (y espero hacer lo mismo cada mes para que vayáis fichando cosas geniales para vuestra boda o la de los demás, quién sabe… )

Llegué a Madrid a 100 por hora, desorientada, sin haber cogido un coche por sus calles en mi vida, GPS en mano, a buscar las Verbenas para mi shooting Présence Africaine. Después de poner mal la calle, resulta que la buena (y dónde habíamos quedado) estaba a 50 metros y así es como conocí (tarde, mal y arrastro), a Cristina.

Desde el primer momento me enamoré de sus piezas y cuando me las cedieron para la sesión no me lo podía creer. Soy muy fan, lo sé, pero ahora entenderéis por qué.

A veces, las cosas maravillosas las une la universidad. Carmen y Cristina se conocieron  hace 12 años en el colegio mayor, cuando las dos se fueron a estudiar a Madrid (imposible no sentirme identificada, Madrid te quita, pero también te da todo lo que necesitas).

Se hicieron amigas y hace menos de un año, en 2016, se lanzaron a  crear VERBENA Madrid porque sentían que había un hueco en el mercado para ofrecer tocados diferentes, que se pudiesen llevar en bodas tanto por novias como por invitadas pero también en fiestas de noche y bodas nocturnas.

 

Son coronas, por lo tanto están dentro del protocolo. Piezas divertidas, con personalidad y diferentes a lo que había en el mercado. Eso fue lo que las animó a crear las primeras para ellas mismas,

“y al ver la aceptación y las peticiones, decidimos convertirlo en una marca real”

(y gracias, de verdad, por haberlo hecho).

¿En que se inspiran? Pues hacer piezas así de diferentes no es cosa de un día.

“Damos muchísimas vueltas antes de crear las piezas y las colecciones. Leemos, visitamos exposiciones, películas, series, grupos de música, artistas clásicos y emergentes….La única forma de poder ofrecer algo diferente es conocer lo máximo posible, crear tableros de inspiración y canalizarlos con los valores y esencia de tu marca”

Sus tocados son únicos, y si te estás preguntando qué es lo que los hace especiales después de haber leído todo esto, es que son VERTICALES (una genialidad moderna, en mi opinión).

 

Los tocados verticales empiezan a verse cada vez más. Cuando decidimos apostar por ellos eran un poco piezas “de otro planeta” pero ya se empiezan a entender. Para nosotras está clarísimo: favorecen muchísimo, enmarcan la cara y la despejan, dan altura y ligereza y son muy cómodos. Todas las invitadas y novias que han llevado verbenas nos dicen lo mismo: se olvidan de que la llevan puesta y bailan sin parar.

 

Sus Verbenas son piezas únicas que están hechas a mano en su taller del centro de Madrid de forma 100% artesanal. Sumando las horas de búsqueda de inspiración, diseño, materiales, pruebas, elaboración…probablemente les lleve una semana completa de trabajo crear cada pieza. Pero, como me cuentan Carmen y Cristina,

No podemos hacerlo seguido como robots porque el proceso creativo necesita que “salgamos” de esa pieza y la retomemos con la mente fresca para conseguir la mejor versión de si misma.

 

Su nueva colección, Darwin , está pensada para novias sugerentes, románticas, innovadoras, reflexivas y divertidas, pero para llevar una Verbena, y en esto coincido con ellas al 100%, lo más importante es la actitud.

Hay personas que prefieren llevarlas con looks más discretos y dar toda la importancia a la verbena y otras que mezclan texturas, estampados, complementos…y al final siempre es un acierto. La clave es estar segura de ti misma y tener mentalidad para divertirte cuando la llevas.


 

A pesar de su escaso año de vida, tienen a toda la comunidad Wedding revolucionada. Son piezas únicas, no hay duda, y recordad este nombre porque van a pegar fuerte, seguro.

 

Mil gracias, chicas, por vuestras creaciones y por vuestro tiempo

Coronas: VERBENA Madrid
Vestidos: Sofía Delgado Studio
Fotografía: Chachachá Photo
Peluquería: Tête à Tête Hairstyle
Maquillaje: Mónica Muñoz
Modelo: Beatriz Cuadrado