Juana Rique, ella, es increíble. Cada colección que saca es más impresionante que la anterior. Pero esta vez me ha dejado sin palabras. El detalle de pañuelos en el pelo, esos volantes, espaldas… TODO. Se llama Leandra,  una colección en la que feminidad y misterio se envuelven en tejidos ricos y  delicados en un constante juego de luces y sombras.

En una nueva oda a la sofisticación y la alta costura, Juana Rique nos regala una mujer fuerte y con carácter que vive inmersa en un pasado fastuoso jugando en un jardín decadente lleno de recuerdos de infancia y felicidad.  Leandra mantiene viva la buena costura con piezas que nos hacen viajar a la esencia más coqueta y femenina de la mujer.

El savoir-faire de la marca se hace palpable en el juego juego de texturas barrocas o en oposición, muy etéreas. El manejo de tejidos con carácter con los que consiguen crear siluetas femeninas, largos con movimiento y escotes refinados. Vestidos insinuantes dignos de la mujer más actual que pretende conservar el clasicismo y la esencia del vestir en los momentos más importantes.

Los vestidos de Leandra reciben el nombre de ocho flores acuáticas o flores que brotan en lugares especialmente húmedos. En claro homenaje a Galicia y su melancolía, pieza a pieza, Juana Rique narra una preciosa historia entre volantes, vuelos, bordados, organzas y sedas, los lunares más clásicos, los paillets más atrevidos y los siempre femeninos lazos a contraste que rematan escotes y espaldas.

Vestidos evocadores pensados para una mujer moderna y decidida, amante del buen vestir, fuerte y sofisticada que busca  brillar por si misma.

 

 

Una de mis diseñadoras de referencia, sin duda. ¡Qué cantera tenemos en Galicia, oigan!

CRÉDITOS
Fotos: Graciela Vilagudín
Vestidos: Juana Rique
Estilismo: Rodolfo Mcartney de No Quiero
Peluquería: Panchy Peluquería
Maquillaje: Diana Fraga
Vídeo: Fede Oliver
Joyas: Baraka Joyas