Haz lo que te apetezca, aunque no sea lo ‘normal’

‘Dichosos los normales, esos seres tan extraños’. Cierto. En las bodas pasa algo bastante curioso: todos se suelen poner un poco histéricos intentando replicar el modelo de boda estándar, tanto novio como invitados. Ir al Corte Inglés a comprar un vestido que aunque no te gusta nada es ‘como se va a las bodas’, poner un jamonero en el cóctel porque es ‘lo que hay que hacer, que lo hace todo el mundo’, mesa de postres, DJ y letras de luz,  las cosas como tienen que ser. ¿Eso dónde está escrito? Primera regla de Lolita Jacobs, haz lo que te de la gana. Como si es jugar a la petanca.

Menos es más

Esto lo ha demostrado con cada uno de sus tres looks. Jugando a la petanca con un vestido de Jacquemus, el diseñador del momento, de su colección Le Souk, blanco de punto, largo, de manga larga y cuello redondo con una gran abertura en la pierna.  Con su segundo look camisero que llevó al ayuntamiento, y con el tercero más boho, de tirante ancho y con volante en el bajo, para la fiesta en el campo.

¿En plano? Deme tres, por favor

Si no te gustan los tacones, no te los pongas. No pasa nada, y se puede ir igual de ideal con unos Manolo Blahnik rojos planos, que con unas sandalias de tiras que bien pueden ser de Zara. Y si te gusta el corto, ya ves que bien queda un plano. ¿Para qué sufrir si no te has puesto tacones en la vida? Mejor bailar que estar pensando en cómo apoyar el pie.

Los básicos siempre triunfan

Otra enseñanza: la novia, de blanco, y no necesita más. Da igual vestido de punto, camisa o vestido largo. A la novia no la hacen las gasas. Y los básicos son un acierto hasta para casarte (si te gustan).

A la novia la hace el velo

Para mí, que soy una enamorada de las novias veladas y fiel defensora de este complemento, es lo más importante de Lolita. Quítale el velo: yo un jueves yendo a la oficina. Ponle el velo: voilà. UNA NOVIA. ¡Viva el velo! Y lo mismo con el ramo 😉

Pero estos cinco mandamientos se resumen en uno: sé una novia auténtica, como tú quieras ¡y haz lo que te de la gana para eso es tu boda, leñe! Como llegar en carrito de golf, me lo anoto. Que tendrán las parisinas…